Mira pero no cuentes

Algo raro pasa en Alemania. Un grupo de activistas de la Fundación para el Conocimiento Abierto (Alemania) solicitó una serie de documentos al Ministerio del Interior de ese país a través de la ley alemana de acceso a la información y el portal Fragdenstaat(1). La información fue entregada, pero acto seguido el gobierno ordena al portal no publicar la información, alegando que es de su propiedad intelectual, y consecuentemente no puede ser difundido sin su consentimiento. Parece algo bastante contraintuitivo ¿ Cuál es el punto de que la información sea pública, si luego no puede ser difundida?Continue reading