Un par de (excelentes) razones por las que deberías ir a AbreLatam

AbreLatam es el espacio perfecto para saltar esa barrera del “sentido común”, distanciarnos de nuestra diaria  y mirar con otros ojos (o los ojos de algún otro colega) lo que estamos haciendo.

Por: Romina Colman – La Nación Data, Argentina.

El momento de preparar el bolso para ir a AbreLatam se espera con mucha emoción dentro de  LNData. Para nosotros no es solo la oportunidad de volver a reencontrarnos con personas que ponen la misma pasión que nuestro equipo para empujar la transparencia y los datos abiertos un poquito más allá de los márgenes de la comodidad; también es el momento en el que en una charla de pasillo te cruzás con alguien que te dice “A nosotros nos pasa exactamente lo mismo” o “Podemos ayudarlos, ¿qué necesitan?”.  Y todo esto es gracias a que AbreLatam fue pensado desde sus orígenes como un espacio completamente horizontal: nadie tiene el conocimiento absoluto sobre un tema; por el contrario,  el foco central de este encuentro de 2 días es compartir experiencias, ver qué es lo que sucede más allá de nuestro escritorio o lugar de trabajo y pensar juntos “mejores formas” de hacer lo que hacemos todos los días. ¿Funciona? ¡Por supuesto!

Siempre digo que para poder ver cosas nuevas o llevar adelante estrategias innovadoras tenemos que poner en stand by un rato nuestro trabajo, apagar la computadora y salir de la oficina.  Solo así logramos escuchar y compartir las necesidades de las comunidades en las que trabajamos y para las que trabajamos. Por eso insisto con la idea de que AbreLatam es el espacio perfecto para saltar esa barrera del “sentido común”, distanciarnos de nuestra diaria  y mirar con otros ojos (o
los ojos de algún otro colega) lo que estamos haciendo.

Pero déjenme explicarles todo esto con un ejemplo. El año pasado gracias a unas cuantas charlas ue se dieron durante el encuentro, decidimos aplicar  con  Javier Casas de Suma Ciudadana (Perú) a un programa de Hivos para continuar con el esfuerzo que venimos haciendo junto a otras organizaciones en relación con la transparencia de las declaraciones juradas de los funcionarios públicos. Finalmente nos eligieron como socios de ese fondo y hoy por hoy los dos países estamos
trabajando codo a codo para seguir haciendo un poco más comprensible el patrimonio de quienes nos gobiernan.

AbreLatam logró juntar nuestras inquietudes y encontrar el modo de “hacer algo” con ellas.

También nos puso de cara con nuestros problemas. Aún recuerdo una pared repleta de post its, divididos por temáticas que luego agrupamos para poder debatir sobre ellos: ¿Cómo podemos formar nuestro equipo de datos? ¿Qué estrategias o tips podemos recomendar a la hora de pedir información a los Estados? ¿Cómo promover aún más el trabajo de la OGP desde las organizaciones de la sociedad civil? Estas fueron solo algunas de las preguntas. Y créanme que el objetivo de esas discusiones no era lograr un escrito con la solución o posible solución para todo.

Muchas veces nos fuimos con más dudas que certezas. Y eso no es para nada malo. De eso se trata la tarea de repensar: entender que existen muchos caminos posibles, que podemos elegir uno o combinar varios y que frente a un obstáculo (o mejor dicho desafío), podemos virar y ajustar el rumbo.

Por todo esto creo que AbreLatam es el evento que mejor combina el encuentro entre gobierno, sociedad civil, periodistas, activistas y curiosos de los datos. Y por eso creo muy fervientemente que no deberías perdértelo.

¡Nos vemos en Santiago!